Design Thinking y el Arte del Desapego

By ruben 8 meses agoNo Comments

Si usted pone el esfuerzo correcto en aprender de sus errores, tendrá éxito.

¿De dónde Viene?

Desde que IDEO comenzó hace más de 30 años, hemos recorrido la pasarela desde los productos industriales pasando por las experiencias digitales hasta nuestro interés actual en el diseño de sistemas complejos[1]. La tasa de cambio ha sido vertiginosa y las tecnologías avanzadas de hoy, como la IA, la genómica, la robótica, la ciencia de los datos, la Internet de las Cosas, han superado a las organizaciones e infraestructuras de la era industrial. Las tecnologías no se detienen, por supuesto, simplemente siguen adelante, buscando otros lugares donde corren por delante. Si nuestras instituciones van a sobrevivir, tendrán que crear nuevas carreteras.

Design Thinking es:

  • Una metodología centrada en las personas (human­-centered).
  • Una metodología basada en entornos específicos y necesidades propias (holística).
  • Una metodología que se sirve de herramientas que fomentan la creación colaborativa.

Vayamos a entender cómo se aplica Design Thinking.

Design Thinking implica una colaboración masiva y frecuentes iteraciones. Tiene cinco fases muy claras: Empathize, Define, Ideate, Prototype y Test.

El objetivo primordial en Design Thinking es crear un producto, servicio o experiencia que la gente desee (deseabilidad), que tenga potencial real para ser útil (viabilidad), y pueda ser fácil o convenientemente construido en términos de tecnología (factibilidad).

Empatizar:

Lo que las personas necesitan, entendiendo el contexto y las motivaciones de las personas.

Hay 3 maneras de construir la empatía: 1) entrevistas, 2) observación y 3) experiencia.

Sakichi Toyoda afirma que si le preguntas a alguien 5 veces ¿Por qué? llegarás a la raíz del problema. Esto nos anima a reflexionar en la necesidad de conocer realmente a nuestro cliente.

Learning by making.

“Design Thinking es más de ver posibilidades; que de resolver problemas”.

Después de descomprimir los datos de entrevistas, observaciones y/o experiencias, se pueden separar las necesidades explícitas (decir y hacer) de las necesidades implícitas (pensar y sentir). En éstas últimas es donde se pueden encontrar las ideas.

Cuando se emplea este enfoque centrado en el ser humano para buscar una necesidad real, se tiene una ventaja competitiva; y eso es la magia del Design Thinking.

Idear:

Después de construir la empatía y redefinir el reto, el problema o la necesidad, es momento de poner nuestro cerebro para trabajar.

Esta fase contiene varios elementos para que se pueda entender y desarrollar:

En primer lugar, un gran proceso divergente que consiste en:

  • Aplazar el juicio
  • Ir a la cantidad
  • Una conversación a la vez
  • Ser visual
  • Construir sobre otras ideas (“Sí, y …”)
  • Permanecer en el tema
  • Fomentar ideas locas

Por otra parte, implica un proceso Convergente, que permite la selección y categorización de las ideas y la puesta en marcha de las oportunidades de:

Co-creación

Destrucción Creativa

Innovación Disruptiva

Y el proceso de la Iteración.

Prototipar:

Construyamos para pensar y sentir.

Un prototipo transforma una idea en algo tangible y “experimentable”.

“Un prototipo vale mil reuniones”, es un dicho en IDEO.

Hay tres etapas en la fase de prototipado:

  • Inspirador – “¿Qué podría ser?”
  • Evolución – “¿Qué debería ser?”
  • Validar – “¿Qué será?”

Un prototipo es una herramienta increíble para ayudarte a fallar rápido para aprender rápido. Es mucho más barato fallar al inicio (durante las etapas iniciales de un proyecto) que después; una vez que se hayan asignado cuantiosos y numerosos recursos y se trabaja en la ejecución de tareas. Construimos prototipos para aprender, resolver ideas conflictivas, iniciar conversaciones y administrar el proceso de construcción.

  • Fail Often
  • Fail Fast
  • Fail Cheap

Test:

Cuando se crean prototipos habrá que salir a probarlos con personas reales. Probamos para refinar prototipos y soluciones, para aprender más sobre el usuario, y para probar y refinar nuestro PoV. (Punto de Vista).

Al probar, se permite que los usuarios jueguen con los prototipos, miren y escuchen. Los pequeños ajustes son fáciles de hacer, posteriormente habrá que realizarlo y probar de nuevo. Acerca caté a tus usuarios y, lo más importante: nunca te enamores de sus ideas.

Design Thinking es un método o proceso que comienza con un desafío de diseño, se mueve a la fase de empatía (entrevistas, observación o experiencia), para posteriormente pasar a la definición (o redefinición) de un problema o desafío, abarcar la ideación (divergente primero y convergente más tarde ), utilizar prototipos (construir para pensar y aprender rápido) y continuar con las pruebas.

El diseño es intangible. La gente subvalora las habilidades involucradas en la creatividad, por lo que lo tratan como un “agradable de tener” en lugar de una “necesidad de tener”.

Con Design Thinking al igual que con otros roles críticos, es importante describir el problema y confiar en la experiencia del Thinker para desarrollar la mejor solución – el mismo enfoque que se toma con un médico, abogado, arquitecto o programador.

“Design Thinking está basado en el Arte del Desapego para la Libertad de Creación”.

[1] En 1985, el cofundador Bill Moggridge acuñó el término “diseño de interacción”, mismo que había elaborado el año anterior para describir la aplicación del diseño industrial a los productos de software.


Carolina Salazar

Design Thinking Institute.

Global Master Trainer & Disruptive Innovator.

www.designthinking.today Tel. 55 5808 16 14 / ceo@designthinking.today

Category:
  Design Thinking
this post was shared 0 times
 300

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Doce − tres =