Crowdsourcing

El crowdsourcing facilita la interacción entre empresa y consumidor, además, ayuda a resolver situaciones con mayor rapidez. Tiene las grandes ventajas de sus costos son reducidos, a diferencia de que se contrate a alguien para solucionar el conflicto.

La dinámica es divertida, pues al involucrar a la gente en el procedimiento, se obtienen como un abanico de ideas innovadoras, nuevas estrategias, etc.

Utilizar el crowdsourcing como estrategia ayuda a definir objetivos, incluso enriquece el posicionamiento de la marca/empresa/producto/servicio, mediante la motivación y recomendación del público.

Se trata de un esquema de colaboración abierta distribuida o “externalización abierta de tareas”, la cual consiste en externalizar tareas que, tradicionalmente eran realizadas por empleados o contratistas, dejándolas a cargo de un grupo numeroso de personas o de una comunidad, a través de una convocatoria abierta.

Jeff Howe, acuñó el término en el año 2006, estableció que el crowdsourcing depende esencialmente del hecho de que, debido a que es una convocatoria abierta a un grupo indeterminado de personas, reúne a los más aptos para ejercer las tareas, para responder ante problemas complejos, y para así contribuir aportando las ideas más frescas y relevantes.

¿Quienes lo usan?

  • Negocios o sites que canalizan el poder de las comunidades online
  • Iniciativas realizadas por marcas que dependen del crowdsourcing
  • Iniciativas de marcas que permiten a los usuarios customizar sus productos
  • Competiciones o desafíos organizados por marcas basados en el crowdsourcing

La diferencia entre el crowdsourcing y la contratación externa común (outsourcing) es que una tarea o problema se externaliza a un público indefinido en lugar de a un cuerpo de especialistas específico.

Próximamente participaremos en los siguientes eventos de crowdsourcing:

  • Crowdsourcing México y latinoamérica
  • Crowdsourcing Sudamérica
  • Crowdsourcing Washington
  • Crowdsourcing Singapoore