FAIL SMART: Fail Cheap, Fail Often, Fail Fast … and Fail forward

By ruben 5 meses agoNo Comments

Te voy a hacer algunas preguntas:

¿Tienes errores y metes la pata? ¿Hace cuánto tiempo que no estás súper orgulloso de tus logros? ¿Te equivocas a menudo ¿Te da miedo fallar? ¿Te has enfrentado al fracaso?

Si eres como la mayoría de la gente, has fracasado muchas veces y no debes de sentirte muy orgulloso de esos fracasos que digamos.

¿Pero veamos, siempre has ganado? ¿Cuántas victorias vs. fracasos has acumulado en la vida?

¿Me vas a decir que son más tus victorias que tus fracasos?

¿Te has dado cuenta que para ganar primero tuviste que aprender? ¿y quizá perdiste en el camino? ¿cambiaste tu plan?

¿Y qué piensas de estas argumentaciones?:

En primer lugar, seamos claros; el fracaso no es algo bueno. No es una meta. No es un resultado deseado.

El fracaso es la falta de rendimiento. El fracaso es lo opuesto al éxito.

El fracaso también puede ser un antídoto contra la arrogancia o la autoconfianza exagerada.

Lo primero que nos detiene para tener éxito es el miedo a fracasar; el miedo al ridículo y el miedo a ser humillados.

¿Pero y si eso fuera una cultura? ¿Si pudieras fallar y además ser exitoso? ¿Y si en tu organización estuviera incluido el fracaso como parte del crecimiento de sus ejecutivos?

Obvio que ser exitoso es muy divertido y tiene sus recompensas, pero ¿y fallar?

Fallar a veces genera un camino más fácil al éxito; pero mucha gente prefiere evitar el miedo a fracasar que enfrentarse a él.

¿Cómo podemos ganar aun si hemos fracasado?

Simplemente “abrazar” el fracaso sería bastante estúpido como ignorarlo. Las organizaciones necesitan aprender a vivir con él y obtener resultados positivos a cambio. Amy Edmundo de Harvard Business School argumenta que lo primero que deben hacer las organizaciones es distinguir entre fracasos productivos e improductivos.

No hay nada que se gane de tolerar defectos en la línea de producción o errores en el quirófano. Esto puede sonar como una distinción obvia. pero es algo que algunas de las mejores mentes en los negocios no han podido hacer.

El concepto Starbucks fue formado por Schütz cuando tuvo la idea de modelar las tiendas a partir de las cafeterías italianas con el objetivo de proporcionar una nueva experiencia para los clientes en Estados Unidos. Aunque la idea de Schütz era un buen punto de partida, las cafeterías de Starbucks hoy en día tienen poca semejanza con su concepto inicial. De hecho, muchas cosas estaban equivocadas con su idea. En las tiendas originales, los baristas llevaban lazos de arco, los menús eran principalmente en italiano (y molestó a los clientes por ser así), música de ópera sin parar en el fondo, no había sillas. Las cafeterías de hoy evolucionaron a través de miles de experimentos, ajustes y revisiones a lo largo del camino.

Es decir, Starbucks es millonariamente un fracaso que ha aplicado sus errores por todo el mundo Glocal, y nos encanta.

¿Y qué pasa, en dónde surge la Innovación? Fail es el mantra de Silicon Valley y todo mundo quiere fracasar y salir en las primeras páginas de los diarios y en todas las redes sociales: allá se da mucho valor a los grandes fracasos y las compañías están dispuestas a pagar por fallar en ambientes controlados.

Dan Pink de su libro Drive, comenta: El director ejecutivo de Virgin, Richard Branson, compartió las palabras “Ever tried”. Siempre he fallado. No importa. Inténtalo de nuevo. Falla nuevamente. Branson entonces reveló, “La cita es del dramaturgo, Samuel Beckett, pero podría fácilmente salir de la boca de ustedes verdaderamente, ya que en la Empresa Virgin es bienvenido el fracaso.”

Nadie debe ponerse en marcha para fracasar. La clave, en realidad, no debe ser abrazar el fracaso, sino abrazar la resiliencia y la capacidad de recuperarse.

Charles Bosk, sociólogo de la Universidad de Pensilvania, realizó una serie de entrevistas con jóvenes médicos que habían renunciado o habían sido despedidos de programas de capacitación en neurocirugía, en un esfuerzo por descubrir qué separaba a los exitosos cirujanos de sus exitosas contrapartes.

Llegó a la conclusión de que mucho más que las habilidades técnicas o la inteligencia, lo que era necesario para el éxito era el tipo de actitud que se tenga – una obsesión práctica con la posibilidad y las consecuencias del fracaso.

Los mejores desarrolladores de software abrazan el fracaso – de hecho, están obsesionados con el fracaso. Si olvida lo fácil que es cometer errores críticos, es probable que fracasen. Y eso debería preocuparte.

Michael Hunter toma este concepto un paso más allá de la mera vigilancia. Nos anima a fracasar temprano y a menudo:

Si tienes suerte, sin embargo, tu familia te animará a fracasar temprano y a menudo. Si tienes mucha suerte, tus profesores también lo harán. Se necesita mucho coraje para luchar contra esto, pero las recompensas son grandes. El aprendizaje no se produce por el fracaso sino por el análisis del fracaso, el cambio y luego el intento. Con el tiempo esto le da una comprensión profunda del dominio del problema (que la programación, o la combinación de colores, o lo que sea) – que está aprendiendo. Ejercer su cerebro es bueno en su propio derecho (“Lo que no se ejerce se atrofia”, me gusta decir), además, este conocimiento mejora las posibilidades de funcionar con éxito en nuevas situaciones.

Entiendo el significado de fracasar rápido y fracasar barato. No podemos tener gente temerosa de probar cosas nuevas porque podrían fallar en las organizaciones.

Y si no lo intentas, nunca lo lograrás. Pero en lugar de abrazar lo negativo, ¿por qué no redefinir el aprendizaje de lo positivo y fracasamos muchas veces?

Nuestro objetivo es ganar. Así que vamos a redefinir la meta para averiguar cómo tener éxito, no cómo fallar.

¿No es eso de lo que trata la innovación? ¿Entender si una nueva idea, producto, servicio o proceso tiene viabilidad? Cuanto más rápido nos imaginemos, más pronto podremos decidir mantener el rumbo, corregir o tirar a la basura nuestro fracaso y seguir adelante con una gran oportunidad de haber fracasado; rápido, barato y poder decir: Ahora puedo fallar para ganar.

En Design Thinking usamos el fracaso para crear iteraciones basadas en el método que nos permite trabajar desde el error o fracaso y en dónde se origina; así vamos y venimos dentro de una curva de aprendizaje llamada “fracaso” donde prototipamos todo aquello que está en la mente de nuestros consumidores y lo volvemos ideas tangibles.

Sabedores que trabajamos con el fracaso, vamos más allá en Design Thinking:

1.- Diseñamos un trabajo iterativo;

2.-Utilizamos el aprendizaje basado en proyectos o problemas reales; lo que nos ayuda a enfocar;

3.-Provocamos las ideas más disruptivas en las Sesiones de Ideación. Mediante técnicas de divergencia usamos el error para convertirlo en una experiencia;

4.- Trabajamos en una comunidad radical ; “Loosers”, (es a veces el término en broma que usamos en las sesiones. Nos reunimos a trabajar sobre las ideas desde una perspectiva muy sana:

a.- No juzgo una idea

b.- No critico una idea y

c.- No aconsejo a nadie sobre su idea.

5.- Usamos el pensamiento convergente para seleccionar las ideas y crear comunidad;

6.-Celebramos las ideas y los fracasos ;

7.-Trabajamos con hábitos y metodologías creativas que nos permiten pensar de una manera radical;

8.- Nos permitimos usar la meta-cognición y la destrucción creativa para reconstruir a través de la Innovación Disruptiva;

9.- Modelamos el fracaso a través del respeto, la humildad y la perseverancia, así como proporcionamos un ambiente adecuado y cómodo donde el grupo es capaz de fallar exitosamente (ILab’s y Salas de Ideación).

10.- Estudiamos a los grandes fracasados en Outbrain Sessions, aprendemos de Tesla, Virgin, Starbucks, etc…

11.- Promovemos el fracaso hacia las organizaciones;

12.- Gamificamos la experiencia del fracaso y trabajamos con Storyetlling para aprender del él;

Y el objetivo no debe ser glorificar errores, y errores, y catástrofes; sino cultivar la capacidad de adaptarse y aprender de ellos, y a eso le llamamos “Juego Serio”.


Carolina Salazar

Design Thinking Institute

Global Master Disruptive Thinker

Category:
  Design Thinking
this post was shared 0 times
 100

Leave a Reply

Your email address will not be published.

3 × dos =